Poesía, bit 1/ 4

Miguel de Unamuno, Francisco de Quevedo, Luis de Cisneros, Códice Florentino, Fernando del Paso

(16)  EL CUERPO…

El cuerpo canta;

la sangre aúlla;

la tierra charla;

la mar murmura;

el cielo calla

y el hombre escucha.

Miguel de Unamuno y Jugo

(1864-1936)

miguel_de_unamuno

(17)  LETRILLA SATÍRICA

Madre, yo al oro me humillo;

él es mi amante y mi amado,

pues de puro enamorado,

de continuo anda amarillo;

que pues doblón o sencillo

hace todo cuanto quiero,

poderoso caballero

es don Dinero.

Nace en las Indias honrado,

donde el mundo le acompaña;

viene a morir en España,

y es en Génova enterrado

Y pues, quien lo trae al lado

es hermoso, aunque sea fiero

poderoso caballero,

es don Dinero.

Es galán y es como un oro,

tiene quebrado el color,

persona de gran valor,

tan cristiano como moro.

Pues da y quita el decoro

y quebranta cualquier fuero,

poderoso caballero

es don Dinero.

Son sus padres principales,

y es de noble descendiente,

porque en las venas de Oriente

todas las sangres son Reales;

y pue es quien hace iguales

al duque y al ganadero,

poderoso caballero

es don Dinero.

Mas ¿a quién no maravilla

ver su gloria, sin tasa,

que es lo menos de su casa

doña Blanca de Castilla?

Pero pues da al bajo silla

y al cobarde hace guerrero,

poderoso caballero

es don Dinero.

Sus escudos de armas nobles

son siempre tan principales,

que sin sus Escudos Reales

no hay Escudos de armas dobles;

y pues a los mismo robles

da codicia su minero

poderoso caballero

es don Dinero.

Por importar en los tratos

y dar tan buenos consejos,

en las casas de los viejos

gatos le guardan de gatos.

Y pues él rompe recatos

y ablanda al juez más severo,

poderoso caballero

es don Dinero.

Y es tanta su majestad

(aunque son sus duelos hartos),

que con haberle hecho cuartos

no pierde su autoridad.

Pero pues da calidad

al noble y al pordiosero,

poderoso caballero

es don Dinero.

Nunca vi damas ingratas

a su gusto y afición;

que a las caras de un doblón

hacen sus caras baratas;

y pues las hace bravatas

desde una bolsa de cuero,

poderoso caballero

es don Dinero.

Más valen en cualquier tierra,

(mirad si es harto sagaz)

sus escudos en la paz

que rodelas en la guerra;

y pues al pobre le entierra

y hace propio al forastero,

poderoso caballero

es don Dinero.

Francisco de Quevedo (Madrid,1580- Cd. Real 1645)

Francisco de Quevedo,

Poesía varia, M.A. Porrúa, 1993.


(18)  HISTORIA (1616)

La Ciudad mexicana,

al veros cielo hermoso,

en luces con el Cielo compitiendo,

púrpura os dio en la grana,

de su Tunal famoso,

a su divina Reyna conociendo,

su Águila está rindiendo

su prudencia en el pico,

con la corva serpiente,

el prado más reluciente…

LUIS DE CISNEROS

(Poesía dedicada a la Virgen de Totolpec, expresa su criollismo religioso).

En SOLANGES ALBERRO, El águila y la cruz)


(19)  PALABRAS PARA JÓVENES:

Así andan diciendo los ancianos: para

que no siempre andemos gimiendo

para que no estemos llenos de tristeza

el señor nuestro nos dio a los hombres

la risa, el sueño, los alimentos nuestra

fuerza y nuestra robustez y finalmente

el acto sexual, por el cual se hace

siembra de gentes.

Todo esto embriaga la tierra,

de modo que no se ande siempre

gimiendo. Pero, aún cuando así fuera,

si saliera verdad que sólo se sufre, si así

son las cosas en la tierra ¿acaso por

esto se ha de estar siempre con miedo?

¿hay que estar siempre temiendo?

¿Habrá que vivir llorando?

Porque si se vive en la tierra, hay en ella

señores, hay mando, hay nobleza,

águilas y tigres.¿Y quien anda diciendo

siempre que así es la tierra? ¿Quién

anda tratando de darse la muerte? Hay

afán, hay vida, hay esfuerzo, hay trabajo.

Se busca mujer, se busca marido ..

Poesía náhuatl,Códice Florentino, s. XVI

León Portilla, Rostro y corazón del Anáhuac

2001

(20) PLEGARIA DE LOS NIÑOS

…. Déjanos ser niños de la calle…
Déjanos disfrazarnos de payasos y malabaristas para malgastarnos la vida en las esquinas. Déjanos ser franeleros toda la vida. Déjanos ser mendigos. ES nuestro privilegio.
Déjanos dedicarnos a limpliar parabrisas de los automóviles. Déjanos caer muertos a los veinte años de una sobredosis. Déjanos morir de hambre en un callejón, déjanos ser asesinados en la flor de nuestra juventud. Déjanos vivir parte de nuestra orfandad en las cárceles. ES nuestro privilegio. Danos la oportunidad… de fundar hogares que podamos destruir para poder tener hijos que, en su orfandad, sean el espejo de la orfandad de sus padres y de sus madres, de su crueldad, de su irresponsabilidad, de su desapego….Déjanos, Señor, ser pasto de los pederastas…

FERNANDO DEL PASO, México, La Jornada, 18 de agosto de 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s